: : Los que no se arrugan

Cabros, no sé si han fijado pero hay personas con buena piel y otras no tanto. Mi punto es que en Chile están los que ni se arrugan. Tal cual, no se arrugan con nada.

Les contaré la historia de un conocido, no somos amigos, y lo más probable es que el susodicho no sepa siquiera de mi existencia, pero le conozco, lo suficiente como para querer hablar de él. Este conocido se llama Jovino, y tiene una de esas pieles que resiste todo. No se arruga con nada. El caso es que Jovino tiene un grupo de amiguitos con los que juega, son como sus títeres, ellos tampoco se arrugan.

Uno de sus amiguitos con los que juega, el Willy, lo defiende ferozmente. No deja que nadie lo moleste. No deja que nadie le haga bullying a Jovino. Por el contrario, está dispuesto a defenderlo hasta las últimas. Esos sí que son amigos.

Por la otra vereda camina mi amiga Michi, a ella la defiendo yo. Nadie la molesta, ella es de buena piel, pero no tanto, a veces se arruga, principalmente de pena ya que su regalón es un pastel. El problema de mi amiga Michi es que no todos los que la rodean son buenos amigos como el Willy y Jovino. No. Los amigotes de la Michi se pasan autogoles, y si no, les dejan los goles servidos a los del otro equipo.


En este marco, el Willy llamó a la Cote, otra amiga de Jovino que tampoco se arruga. La llamó para ver que maldades le podían hacer a la Michi y sus nuevos amigos, ya que se sacó varios pasteles del lado. Estos niñitos darían la vida por Jovino. De hecho, creo que de no ser por Jovino, ninguno de ellos existiría.


: : Jorratt, Jorratt

Jorratt, Jorratt no puedes ser tan penca. No puede ser que ahora le tires el muerto al pobre Pencailillo. Pobre cabro. No le ha hecho mal a nadie. Bueno, casi a nadie. No, me equivoco, le hizo mal a todo el mundo, empezando por mi querida Michelle y esa noble gente de SQM que aceptaron sus boletas truchas. Pobre mi Michi, como tan mal ojo para elegir a su gente. Pero da lo mismo, ya que en Chile la memoria es de corto alcance, así que para las próximas elecciones nadie se acordará de nada y votarán por los mismos. Capaz que el niño venga de candidato a Senador por Putre o Chimbarongo, y Jorratt de Intendente o Alcalde de Paine. No te preocupes mi linda Michelle… aquí estaré para recordarte todos los días de los pastelazos y pastelones para que no votes por ellos. Tengo una idea, Florcita Motuda para Presidente, o Farkas, ¿por qué no? Ambos le hacen a la música, eso ya habla bien de su sensibilidad y carisma.

: : Que se acabe la chacota

Cabros, hoy habló mi querida Michelle. Se veía bella con su traje blanco y la banda tricolor. Me han atacado por insolente con la Presidenta, pero no soy insolente, en verdad me cae bien la doña, por algo me ofrecí para ministro sin pretensiones de sueldo. Me propuse para distintos ministerios y no me pescaron ni en bajada. Bueno, eso ya pasó, no insistiré con ese tema. La cosa es que Michelle, Michelle habló. Se dirigió al país. Habló de todo, o de casi todo. Trató de convencer a los votantes de que la cosa viene mejor. Ojalá, ya que caminar por el centro se está volviendo desagradable.

En relación con eso, sucede que el otro día mi amigo Darío fue al centro. La razón que lo llevó no tiene importancia, al menos no para este relato. Sin embargo, mientras caminaba por una calle se topó con un grupo de estudiantes que marchaban alegando por esto y por aquello. Como su paso se vio cortado por los jóvenes indignados, dobló en la primera esquina que se le puso por delante. Mientras caminaba por esta calle, angosta, sucia, sombría tal vez, se topó con otro grupo que se manifestaba. Daba lo mismo el camino que tomara, o la esquina en la que doblaba, siempre se topaba con alguna protesta. La incomodidad fue tal, que no pudo llegar donde iba, y su genio no fue más el mismo, al menos por el resto de esa tarde.

Cuando mi amigo Darío contó su periplo turbulento, su conclusión fue que debería haber algún tipo de organización con esto de las protestas, cosa de que no sean todas el mismo día y a la misma hora. Le encontré toda la razón.

Michelle mía, querida Michelle, de verdad espero que mejoren las cosas por el Palacio. Que vuelvan a estar de buen humor y que las encuestas repunten. Ojalá que todo lo que dijiste no sólo sean cosas bonitas. Pero lo más importante, para que la gente deje de protestar, ojalá que empiecen, pero en serio, a hacer las cosas bien.



: : Michelle, Michelle y el cambio de Gabinete



Mayo 07, 2015 - Maaaaaalll Michelle... por favor, despide a todos tus asesores de una vez, que se vayan junto a los Ministros. No puedes informar al país algo tan serio como un cambio de gabinete en el set de don Francis, en el 13, el canal del tio Andrónico (que de paso aún no responde mis email ni mis llamados). Ahora los mal pensados dirán que los dos tienen al mismo Jefe. Miiiicheeeeelleeeee te ves tan solita en esa Moneda pelá... cuando quieras voy y nos tomamos un tecito. Tengo varias ideas que podrían tirar pa'rriba tu popularidad, por ejemplo, DESPIDE A TUS ASESOOOREEEEESSSS!!!

Mayo 07, 2015 - MICHELLE!!!! MICHELLE!!! ACÁ!!! MINISTERIO DEL DEPORTE!!! YO, YO, YO!!! ACÁ!!! En serio Michelle, no es chacota, quiero ser Ministro del Deporte... y no es porque me guste ir al estadio... no sean chaqueteros...

Mayo 08, 2015 - Michelle, Michelle, te juro que no es por joder... como podrás ver hoy es mi cumpleaños y tengo un montón de amigos. Creo que deberías regalarme un ministerio. Ya que el del deporte fue cuestionado por algunos comensales que pensaron que le iba regalar el Nacional a la U (cosa que sí se me había pasado por la cabeza), me inhabilito respecto a esa cartera, sin embargo, Relaciones Exteriores me queda como anillo al dedo. Piénsalo Michelle. No tengo witchy invoices (boletas brujas pa’ los que no cachan inglich) que puedan complicar mi nominación. Tengo amigos en todas las bancadas y desbancadas también. Mis amigos no son tan poderosos como los tuyos, sin embargo son la raja y los quiero ene a todos. Piénsalo Michi… (¿Puedo decirte Michi?), es la oportunidad de traer la buena onda a la Moneda.

Mayo 08, 2015 - Wow, cabros, como les explico cómo me han hecho sentir. Este día a sido la genial en el cara-de-libro. Anoche en el Tejazo lo pasamos la raja. Éramos el medio choclón. Nos tomamos el rincón de los fumadores, y hoy, se tomaron mi muralla pa’ desearme puras cosas lindas. Me siento súper apreciado por todos. A veces pareciera que hasta me tienen cariño, se pasaron. Michelle, Michelle… Michi, me da lo mismo si le entregas RREE al ME-O vende patria, o Deportes a Miguel Piñera, no necesito estar desordenando en la Moneda para sentirme bien (claro que si me consideras para el cargo no me enojo), ya que tengo tremendos amigos por todos lados del mundo. En Facebook soy el Presidente de mi propio país. CABROS, SE PASARON POR LAS DEMOSTRACIONES DE CARIÑO. GRACIAS RE TOTALES A TODOS.

Mayo 10, 2015 - Michelle, Michelle… tu eres madre… hoy es tu día y te saludo. Espero que el pastel te haya llevado desayuno a la cama. Después de lo revuelto que te dejó el gallinero es lo menos que podríamos esperar de él. Que te lleve a comer al Mall… que tu nuera se la juegue y te regale algo bonito. Michi, no pienses que te saludo solo por interés, ya que no es así, pero ya que lo menciono, ¿has decidido en que Cartera Ministerial me piensas poner? Pedí RREE, sin embargo la elección es tuya, ponme en Salud, a ver si agilizamos eso de la MaryJane terapéutica, mira que necesito un poco pa’ los dolores en las rodillas. Un amigo me dijo que en Minería me iría bien, ya que algo se de minas. Bueno Michi, felicidades en tu día y estaré a la espera de tu llamado.

Mayo 11, 2015 - AAAAHHHH... Michelle, Michelle… ¿en qué tú estás pensando chica? Siento que me estas agarrando pal leseo. Peñaillo pa’la casa, me parece bien, excelente, brillante, pero ¿qué hizo mal el pelaito Elizalde? Y lo cambiaste por Marcelo Díaz, ahora cagó Sampaoli con el medio campo. Podrías haber puesto a Eduardo Vargas en educación, o a Charles Aranguiz en Energía. Michi, Michi… eres una loquilla. Te mande mi CV y no lo pescaste pa’na’. Ni siquiera puse pretensiones de renta. Hubiera trabajado por lo que me ofrecieras, total, la plata se hace por otros lados (eso me han dicho). Michelle, Michelle… ahora no me queda más que ser tu piedra en el zapato. No podré seguir defendiendo tus desmadres ni los del niñito regalón. Ya el tono simpaticón deberá quedar en el pasado mi Michi regalona. Tendré que fruncir el ceño y tomar otra postura. Te perdiste el medio ministro. Lo habríamos pasado chancho en la Moneda. En RREE hubiera invitado a Obama y la Merkel a un tremendo happy hour. Hubiera tenido relaciones con China, Japón, Ukrania… diplomáticas. El problema de Evo lo hubiera arreglado entregándole la concesión de las playas de estacionamiento de todo el litoral central. Ves. A esta hora te tendría todo resuelto, pero no me pescaste. Ni tú ni el tío Andrónico me han dado la hora. Filo. No estoy picado. Seguiré adelante con lo mío. Que tenga un lindo lunes doña, será hasta la próxima.




: : El gato

Cabros, el otro día venia caminando por una calle, tranquila y de grandes y frondosos árboles (plátanos orientales por supuesto), cuando a la distancia, saliendo de una hermosa casa con enrejado de madera salió un gato. Por supuesto, como en toda buena historia que se precie de tal, el gato no era uno cualquiera.

El gatuno era flaco(a), de pelo corto y cola larga. Era negro, como una boca de lobo diría mi mamá. Negro como la noche oscura. Negro como las intenciones de la mayoría de los miembros del Senado. Negro, como el alma y la sotana de algunos curas (no todos, odio las generalizaciones).

El asunto es que el escuálido felino en cuestión, no encontró nada mejor que cruzar la calle. Fue como si a sabiendas de las supersticiones y la mala publicidad buscara darme un susto. Quería hacerme una mala broma. Quería agregarle el toque justo de mala suerte o algo parecido a mí vida. Cruzó. Lo hizo lentamente. No tenía ningún apuro.

Cuando llegó al otro lado de la calle, el lado por donde transitaba, subió la vereda con paso seguro. Determinado. Serio. Siguió su camino por una larga entrada de autos con una calma abismante. Yo, seguía caminando, pensando en que era inevitable que se cruzara por delante de mí. Pensé escapar. Quise cruzar al otro lado. Quise devolverme por donde había venido. No me juzguen, pónganse en mi lugar. ¿Más mala suerte? No gracias. Pero no lo hice. Seguí de frente y al encuentro. El gato tampoco se detuvo.

Aaaaahhhhhh… el gato no apuraba el paso. Parece que era medio sádico. Disfrutaba el momento. Tal vez estaba acostumbrado a este tipo de maldades.

Cabros, hasta aquí, en mí aterrador cuento parece que no habrá final feliz, sin embargo, y aunque no me lo crean, la historia tuvo el más extraño giro. El felino paró. Si. El gato negro se detuvo. Justo, o mejor dicho, casi casi al frente mío. Frenó. Se estancó. Tenía un par de tremendos ojos verdes. Me miró. Acto seguido, se dio la vuelta y regresó por donde había venido.

Cómo encontré lo rarísimo, esa misma noche le conté el cuento a mi hijo. Me escuchó atentamente. Me miraba con sus bellos ojos bien abiertos como asombrado, incrédulo. Cuando terminé, vino un silencio. Entonces, mi niño precioso me miró y me dijo, “quizás asustaste al gato, y le diste pena, por eso no quiso darte más mala suerte”. A lo que agregó, “deberías ir y comprar un loto”.


: : El sueño y la soledad



Una mañana extraña desperté y súbitamente descubrí que ya no necesitaba a nadie. Entonces pude escuchar el silencio sin necesidad de intérpretes. Sentí el vacío fresco del último piso y respire hondo. En ese momento, o mejor dicho en esa mañana extraña, por primera vez mire el reloj y le dije al tiempo que me dejara en paz. Que tampoco a él le necesitaba más. 

Como me sentía bien conmigo mismo agarré un libro y después agarré otro. Leí a Cortázar y a Benedetti, a Borges y a Gabo. Leí a los más grandes pero también leí a los otros, los que aún no han sido descubiertos. Leí y leí sin preocupaciones ya que había descubierto que no necesitaba a nadie y tampoco tenía ataduras con el tiempo.

Salí a la terraza y fumé. Miré la ciudad desde las alturas y nuevamente respiré profundo. Miré a la ciudad y pensé que en ella no había nadie para mí. Me sentí libre. Miré a la ciudad y sonreí.
Entré nuevamente al living y me senté en mi sillón. Por un segundo recordé a mi viejo que generalmente hacía lo mismo, claro que a él nunca lo vi fumar. El día que cumplí dieciocho el mijo me invitó a salir. Por primera vez fumé delante de él. Por primera vez nos tomamos una cerveza juntos. Fue un momento hermoso. Único. Increíble.

Miré a mi lado y tomé otro libro. Cualquiera. El primero. Lo agarré y seguí leyendo. Leí y leí solo por el gusto de leer. Solo porque me gusta. Solo para mí. Eso es lo rico de leer, es un maravilloso ejercicio que no agota.

Esa mañana que desperté para descubrir que no necesitaba a nadie y que ya no tenía ataduras con el tiempo nunca fue, no existió. Fue una alucinación. Un sueño extraño y en verdad, a pesar de parecer liberador, fue un sueño triste. Oscuro. Melancólico. Quiero leer, ser dueño de mi tiempo y no depender de nadie, pero en verdad, lo que más quiero es no sentirme solo.



: : Hijos del rigor



Cabros, pucha que tenemos mala suerte por estos lados. En todo caso eso aplica más para un lado que para el otro. Pareciera ser que los desastres son selectivos y oportunos, para algunos. En vista y considerando, la palabra para este miércoles cultural será:

Calamidad
  1. f. Desgracia o infortunio que alcanza a muchas personas:
    las calamidades en el norte y sur han sido terribles.
  2. Persona torpe o que sufre todo tipo de desgracias:
    es una verdadera calamidad para los chilenos tener estos líderes.

Los chilenos, como muchas veces se ha dicho, somos hijos del rigor. Vivimos en un territorio mandado a hacer para las cagadas. Fallas, volcanes, incendios, terremotos, sequias, lluvias, etc. Tenemos del año que nos pidan. En este marco, podemos entender que quienes ostentan el poder (gobierno, oposición, empresarios) sean para los chilenos unas verdaderas calamidades. No hacen las cosas bien, o al menos no para nosotros sino solo para ellos.

Como ya dije hace poco, en este país el chancho está mal pelado. Hay quienes dicen que los pueblos tienen los gobernantes que se merecen, puede que sea cierto. De ser así, esta es una calamidad que, en teoría, podríamos solucionar no votando más por ellos, no comprando o usando los productos y servicios que nos quieran meter como necesidades… en pocas palabras, dejando de ser giles y tomando el control de la situación.

Cabros, los invito a reflexionar sin partidismos, ya que hemos visto que la sacrosanta derecha es tan mala como la ex concertación. Que el legado de mi general es el que nos tiene re cagados como país, ya que las bondades del crecimiento económico solo tocan a unos pocos. Si vamos a votar pensémoslo mejor y busquemos alternativas que se alejen de estos mequetrefes. Pero no podemos regalarles el gobierno a estos pillos no votando. Eso es lo que ellos quieren, eso es lo que les favorece. Hay que cambiar la constitución que nos dejó J. G. y mirar hacia el futuro con otras expectativas. Hay calamidades que si podemos prevenir.